¿Qué pretendemos medir?

Hemos echo una pequeña encuesta entre clientes y conocidos para saber cuanto de confortable es su hogar y cuanto consumen. La respuesta es clara, los que mantienen temperaturas según termostato de su casa entre los 20 y los 21 grados durante las 24 horas consumen bastante energía. Hay también una gran mayoría, que afirman consumir muy poco o demasiado y cuando al final, vamos a intentar objetivizar datos no conseguimos cuantificar nada.

Por eso, nos hemos propuesto saber realmente a que temperatura exterior nos enfrentamos, cuál es la temperatura constante en el interior de la vivienda, la temperatura de las paredes (que normalmente no es la misma que la del interior de la vivienda, para comprobarlo, solo hace falta poner la mano en una de las paredes que dan al exterior en invierno), el consumo eléctrico de la bomba de calor,…

Y así, ya no tendremos que estimar datos, puesto que estos serán objetivos: esta vivienda mantiene una temperatura media todo el año de …., sus propietarios consumen en calefacción y ACS…, la temperatura exterior ha sido …., “si algo no se puede medir, nunca se podrá mejorar”.

¿Tienes algún comentario?